15.3.05

Médicos Sin Fronteras

textoalternativoA continuación reproduzco parte de la carta que Médicos Sin Fronteras envió a sus socios tras la polémica desatada cuando la ONG se negó a aceptar más donaciones dirigidas a financiar su intervención en el Sureste Asiático tras la catástrofe provocada por el tsunami.

"En coherencia con nuestra condición de organización de ayuda humanitaria, la presencia de MSF se prolongará hasta que las necesidades médicas y humanitarias más urgentes estén cubiertas. Entonces, ¿por qué renunciamos a recibir más fondos destinados a esta emergencia? Por tres razones:

1.- La enorme repercusión mediática de esta crisis ha favorecido una respuesta solidaria sin precedentes. Sólo en las dos semanas posteriores a la catástrofe recibimos más de 40 millones de euros en todo el mundo, de forma que lo donativos recibidos por MSF cubren las previsiones de gasto que nuestros expertos han realizado sobre el terreno.

2.- Nos sentimos obligados a respetar escrupulosamente la voluntad de nuestro donantes; por eso, los fondos recibidos por MSF para contribuir a una causa concreta se destinan a esta causa y no a otra. Sn excepción.

3.- Para poder garantizar que la ayuda llega realmente a quien va destinada, no delegamos la gestión de nuestros fondos en otras organizaciones: supervisamos y controlamos toda la cadena de asistencia, desde la adquisición de los materiales necesarios hasta la atención directa de las víctimas.

No resulta fácil tener que renunciar a estas aportaciones porque, aunque la financiación de nuestra intervención en el sureste asiático ya esté cubierta, en este preciso instante necesitamos fondos para muchos otros lugares del mundo. Sin embargo, ni podemos aprovechar las circunstancias para recaudar más de lo que somos capaces de gestionar, ni podemos desviar hacia otras emergencias los donativos recibidos para asistir a las víctimas del tsunami.”