18.1.05

Bush - Internacional

George W. Bush George W. Bush acaba de jurar el cargo como Presidente de los Estados Unidos, pero sus planes en política internacional para este segundo mandato no están claros.

Algunos expertos opinan que Bush buscará el máximo apoyo e intentará restablecer la relación de confianza con importantes aliados como Francia y Alemania. Otros analistas, consideran que el fuerte respaldo de su pueblo expresado a través de las urnas, le animará a mantener su política unilateral.

Sea como sea, 2004 acabó con dos incidentes que ponen en entredicho las buenas intenciones del presidente estadounidense.

Por un lado, la Administración Bush no perdona al Secretario General de la ONU, Kofi Annan, sus críticas a la intervención militar en Irak. Es por ello que el portavoz de la Casa Blanca ya ha expresado su intención de no apoyar la candidatura del actual secretario, cuyo mandato expira el 31 de octubre de 2006.

Kofi Annan

Sin embargo, la campaña de desprestigio para forzar la dimisión del diplomático ghanés ya ha comenzado: la Reserva Federal de EEUU está llevando a cabo una investigación sobre presuntas irregularidades en el programa Petróleo por Alimentos destinado a Irak tras la primera guerra del Golfo. Investigaciones que acusan directamente al hijo de Annan, Kojo, quien habría recibido unos honorarios extras por parte de la compañía suiza Cotecna, encargada de llevar a cabo dicho programa, y empresa donde trabajaba Kojo. También se acusaría a la ONU de haber permitido que Sadam Husein se hubiese embolsado 4.000 millones de dólares durante el embargo que sufrió Irak en los años 90.

Kofi Annan ya ha afirmado que no piensa dimitir. 2005 es un año importante para la ONU, ya que en septiembre, y coincidiendo con el 60 aniversario de Naciones Unidas, se abordará el proyecto de reforma de la organización, que lidera el propio Annan, y los líderes mundiales revisarán los denominados objetivos del Milenio acordados en 2000.

+Zoom Por otro lado, la Administración Bush también tiene en su punto al presidente del Organismo Internacional de la Energía Atómica (OIEA), Mohamed el Baradei. Este diplomático egipcio, que dirige el organismo desde 1997, ha mediado en cuatro crisis (Irán, Irak, Corea del Norte y Pakistán), que siempre tuvieron a Estados Unidos como parte acusatoria. Además, puso en cuestión al servicio de espionaje estadounidense por acusar a Sadam Huseim de poseer armas de destrucción masiva, armas que todavía no han sido encontradas. Recientemente, se ha conocido que el telefóno de Mohamed el Baradei fue pinchado con el objeto de encontrar irregularidades en el desarrollo de su función diplomática, más concreto en relación con el caso de Irán, y forzar su dimisión.

1 Comments:

At 11:55 a. m., Anonymous Anónimo said...

Parece que entre todos los políticos se dedican a jugar una gran partida de Risk con el mundo, hoy me junto con uno, mañana con el otro....y mientras tanto nosotros estamos en el tablero y los soldaditos de plástico nos pasan por encima sin mirar.
Isabel

 

Publicar un comentario

<< Home