17.12.04

IRÁN - OIEA - USA

Peligro Nuclear El Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA) ha aprobado una resolución por la que Irán suspenderá su programa de enriquecimiento de uranio. De esta manera se frena la posible imposición de sanciones por parte el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas (ONU), como deseaba Estados Unidos.

La resolución prevé el acceso de los expertos del OIEA a todas instalaciones nucleares como establece el Protocolo Adicional del TNP (Tratado de No Proliferación de armas nucleares), firmado pero aún no ratificado por Irán. Ese protocolo adjunto al TNP permite al OIEA hacer inspecciones por sorpresa y prácticamente sin aviso previo.

El acuerdo aprobado por en el OIEA es fruto de las intensas conversaciones que Alemania, Francia y Gran Bretaña han mantenido con el Gobierno de Téheran, con la sombra intervencionista de Estados Unidos como telón de fondo. Un juego diplomático que el secretario de Estado, Richard L. Armitage, describía como una especie de “policía bueno, policía malo”, en el que Estados Unidos interpretaba el papel de este último.

Washington quería denunciar a Irán ante el Consejo de Seguridad de la ONU, por lo que es considerado por la prensa estadounidense como un programa nuclear militar, que el país musulmán habría estado desarrollando en secreto en las últimas dos décadas. Por su parte, el Gobierno de Teherán se defiende aduciendo que se trata de un programa con fines civiles, para producir energía eléctrica.

Irán está incluido dentro del denominado, por el Presidente George W. Bush, “eje del mal”, y las relaciones diplomáticas entre ambos países están interrumpidas a nivel oficial desde que en 1979 la embajada estadounidense en Teherán fuese invadida por partidarios de la revolución que acabó con el Shah de Persia Mohammad Reza Pahlavi, señalado como una marioneta de la Casa Blanca.

Bomba Nuclear El acuerdo de cooperación deberá ser negociado a partir del 15 de diciembre del próximo año, pero Irán ha prometido mantener paralizado su programa de enriquecimiento de uranio durante este tiempo, a cambio de incentivos económicos, tecnológicos y políticos.

De momento el conflicto se ha solucionado por la vía diplomática y eso es un triunfo para la paz mundial. Sin embargo, y aunque quizá no se den las mismas circunstancias, el antecedente de Irak y la resolución 687 del Consejo de Seguridad de la ONU sigue estando presente, por lo tanto, habrá que seguir con atención el desarrollo de los acontecimientos dentro del peligroso triángulo que forman Irán, Estados Unidos y la OIEA.