18.11.04

Fallece Arafat

Mohamed Abdel Rauf Arafat al Qudwa al Huseini, más conocido como Yasir Arafat, ha fallecido después de que hace 10 años se convirtiese en el primer presidente de Palestina, obtuviese el premio Nobel de la Paz, y regresase a Gaza, tras 27 años de exilio.

Pero Abu Amar (su nombre de guerra) ha sido enterrado por su pueblo bajo cuatro pinos en el patio del cuartel general de la Mukata en Ramala. Un entierro militar, para un líder que fue soldado la mayor parte de su vida.

Nació hace 75 años en El Cairo, donde estudió ingeniería, pero su deseo era haber sido enterrado en Jerusalén (Al Quods). Sin embargo, el primer ministro israelí, Ariel Sharon, se negó a ello, para evitar el reforzamiento de las reivindicaciones políticas y religiosas de los palestinos sobre la Ciudad Santa. Por esta razón, se vertieron sobre el féretro varios sacos de tierra traída de la explanada de las mezquitas de Jerusalén.

Todavía quedan abiertas la causas de su muerte (se ha pedido que se efectúe la autopsia del cadáver de Yasir Arafat), y su difícil sucesión, ya que el “rais” controló la Organización para la Liberación de Palestina (OLP) durante más de 30 años (accedió a la presidencia en febrero de 1969), y no dejó un heredero.

No existe un candidato que cuente con el apoyo total del pueblo palestino. Abu Mazen, 'número 1' de la OLP, primer ministro palestino en 2003 y miembro de Al Fatah, organización creada por Arafat en 1957, fue atacado por 30 encapuchados, pertenecientes al grupo Mártires de Al Aqsa (nombre de la principal mezquita de Jerusalén). Y es que algunas, de las 13 facciones palestinas, no están de acuerdo en con que Abu Mazen resulte elegido, ya que de esta manera concentraría en su poder la Autoridad Nacional Palestina (ANP) y la OLP.

Además, según los analistas, los actuales diputados, principalmente los miembros de Al Fatah -que dominan la cámara legislativa con 50 de los 88 asientos-, temen no volver a ser reelegidos y sienten la amenaza de Hamas, un movimiento que ha ganado mucho apoyo durante los últimos años y apuesta por concurrir a las elecciones para el Parlamento a través de su rama política.

Por su parte, el presidente de EEUU, George W. Bush, se ha comprometido a implicarse personalmente para garantizar la constitución de un estado palestino, mientras el representante para la Política Exterior europea, Javier Solana, ha mostrado su total apoyo para la celebración de las elecciones generales que llevarán a los Palestinos a las urnas el próximo 9 de enero.